El café y las emociones

La segunda bebida más consumida del mundo, tiene efectos terribles en nuestro sistema nervioso que solo pensar en los estudios me da agriera, hablemos de esta situación y desvirtuemos algunos mitos.

La cuestión de este meollo es, bajo qué condiciones y con qué personas se han realizado esos estudios, contando con que las respuestas que esperan encontrar dichos científicos son una descarga infinita de sustancias terminadas en ina o inas, que se sabe un montón de sus efectos en nuestro cuerpo y en las emociones, ni se diga.

La antítesis que he experimentado a lo largo de esta adicción al café es que sí, definitivamente si te estresa, te hace mega irritable, acelera el corazón, daña el sueño, sale adrenalina de tus poros por chorros y te hace sentir como si te estuvieran persiguiendo después de tomar esta droga, pero eso sucede porque mientras lo tomas estas con esas emociones a un nivel que te hace necesitar una dosis más grande y amarga cada vez.

A ver lo explico más suave:

Si estas estresado y todo lo que dije anterior, por poner un ejemplo muy casual, estás en tu trabajo lleno de todas esas emociones que ya son parte de tu ADN, trabajas, trabajas, produces como nadie, hasta que llega el punto de caída donde te sientes pegado, que las ideas no fluyen, ya tienes tanto sueño que no puedes ni con tu pelo, lo primero que piensas es, en recargar baterías, esa batería tiene dos tipos de carga, normal y rápida, la rápida se llama café; entonces solo te importa la gran carga amarga y asquerosamente ácida de un espresso doble o un café bien cargado de la greca, porque pocos son los que tienen el placer de preparar su café fresco, menos recién molido, entonces te atragantas con un shot de petróleo puro, que en teoría tuya ya te despierta y en cuestión de minutos estas de vuelta al ruedo.

La respuesta a todo esto es: OBVIO, es justo lo que estás buscando ¿no? Déjame contarte algo, el café tiene una magia hermosa, cuando lo tomas estas en la capacidad mental de aumentar las emociones que sientes, esto quiere decir que si estas como el caso anterior lo explica, pues indiscutiblemente vas a tener más de eso, contrario a que si haces de tu café un momento, un respiro, una pausa para ser consciente de lo que sientes, te esmeras en mejorar las emociones con cada sorbo, en disfrutar cada trago mientras tienes un tiempo de respirar, sentirte, conocerte, vas a ver que todo lo que sentías no tiene nada que ver con lo que es ahora tu café, es que yo me pregunto ¿Cómo no quieres que te de agriera el café?

Así que el mensaje que quiero darte con este escrito es: aprovecha el café para elevar tu estado y desarrollarse mentalmente. En resumen, la pausa del café que no sea para tomar petróleo, que sea el momento, tu momento, si no tienes la mente ni tiempo para eso acepta la gastritis o deja de tomar café, opta por bebidas con efecto tranquilizante como un té, aromática o jugo de fruta.

Dato curioso y extra:

Photo by Ketut Subiyanto.

El espresso, no sirve para más que disfrutar los aceites esenciales de un café, porque por la naturaleza de su extracción, la cafeína es casi inexistente y si tomas un café carbonizado (te das cuenta porque es negro y huele a eso) no estás tomando más que petróleo literal, un montón de aceites quemados que lo único que hacen es daño, sin beneficiarse del preciado efecto estimulante.

Ahora la greca, la famosa greca, bien preparado el café ahí puede ser rico, el problema es 1. Que esté limpia, de verdad limpia y 2. Que esté fresco, un problema brutalmente difícil de controlar, pues el fin de ese aparato es mantener el café caliente por días enteros; así se generan dos cosas: 1. La cafeína se pierde entre mayor tiempo esté expuesta a temperaturas altas, por ende también está por aclarar que entre más caliente el café, menos cafeína y 2. Entre más tiempo tenga el café de preparado se oxida con cada minuto que pase, eso sí es grave, pues esa oxidación te hace dar una agriera y dolores de estómagos que te ponen a pensar varias veces antes de volver a ese café por más venturoso que te lo tomes.

Hagamos el estudio, cuéntanos en los comentarios tu opinión y si haces el experimento por algún tiempo, cuéntame el resultado para tener más evidencia que la mía.

Si te gusto esta información compártelo, siempre puede haber algún adicto, amigo tuyo que le sirva leer esta información. Síguenos en Instagram y Facebook además Suscríbete a nuestra comunidad de adictos al café.

2 comentarios sobre “El café y las emociones

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: